Tengo mis primeros clientes pero no me siento bien, ¿Qué está pasando?

Post---291015---¡Oh,-Oh!,-Creo-que-mi-cliente-no-es-el-adecuado-(imagen)
Comparte este artículo con tus contactos de las redes sociales
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Hoy quiero hablarte de una cuestión con la que seguro te has encontrado en algún momento desde que empezaste este nuevo camino emprendedor y, si aun no has tenido que plantearte esa pregunta, probablemente lo tengas que hacer en un futuro.

La cuestión es: ¿Estás trabajando con tu cliente ideal, con el cliente adecuado?

Cuando iniciaste tu actividad, seguramente te pasó lo que nos ha pasado a la gran mayoría: quieres conseguir clientes sea como sea, a toda costa y de la manera más rápida posible para poder empezar a rodar y ganar dinero.

Bien…te diré algo desde ya: NO TODO HIJO DE VECINO ES TU CLIENTE ADECUADO y no todo el mundo cumple los requisitos como para ser tu cliente ideal.

 

Se que esta afirmación puede chocarte un poco, pero es tan real como la vida misma…

Yo me di cuenta de que algo estaba mal en este camino que inicié, igual que tú, cuando,aún teniendo mis primeros clientes,  me empecé a sentir extremadamente frustrada…

Mi cabeza empezó a inundarse de multitud de preguntas y llegó el momento de darles respuesta. Me preguntaba cosas como:

  • Tengo mis primeros clientes pero no me siento bien, ¿Qué está pasando?
  • He conseguido generar ingresos con mi negocio, pero el sólo hecho de pensar en ponerme a trabajar con estos clientes… ¡me quita las ganas de todo!
  • ¿Por qué me resulta tan difícil trabajar con este cliente?
  • ¿Por qué este cliente me lo pone tan difícil con los presupuestos, los cobros o cualquier cuestión que tenga que ver con el dinero?
  • ¿Realmente me compensa dejarme la piel y dedicar tanto tiempo a este cliente por el dinero y el trato que recibo?
  • ¿Si yo me siento así de frustrada…se sentirá igual mi cliente? ¿estaré cubriendo sus necesidades?

La lista comenzó a ser infinita…y fue cuando me di cuenta de que, efectivamente, me había equivocado desde el principio y, por ello, no estaba obteniendo los resultados que esperaba.

Hasta ese momento, no había tenido un sistema claro de prospección y veía positivo trabajar con cualquier cliente que surgiera con la idea de empezar a generar ingresos. Pero, como te digo, me equivoqué.

No era consciente de las consecuencias que tiene trabajar con el cliente equivocado y me di un golpetazo contra la pared.

Algunas de esas consecuencias son:

  • La frustración continua de sentir que algo va mal, a pesar de comenzar a conseguir clientes
  • El malestar que me generaba la mala relación con mis clientes
  • El cansancio provocado por trabajar mucho y recibir poco
  • La nula rentabilidad de mi negocio
  • La inseguridad de no saber qué es lo que haces mal
  • Y muchas más…

Había comenzado mi negocio, comenzaba a tener clientes, pero mi sensación no era buena. Seguía sin estar feliz, sin sentirme “realizada”.

Entonces, decidí pararme a pensar un momento. Tras reflexionar sobre lo que me estaba pasando y sobre lo que sentía, me propuse volver al inicio para hacer las cosas bien.

Y tras prueba y error, di con el verdadero problema,  y las soluciones:

¿Qué tenía que hacer?Definir cual era mi cliente ideal y cambiar mi estrategia y mi mensaje.

¿Por qué? Porque no es lo mismo un cliente que está dispuesto a pagar 10€ a uno que está dispuesto a pagar 1000€. Y no es igual cómo yo me siento y lo que doy de mi de forma “natural” con uno y con otro. Con lo cual no son los mismos RESULTADOS ni la misma TRANSFORMACIÓN los que puedo ofrecer a esos clientes.

¿Cómo? Con un sistema de prospección acorde a mi negocio y mis objetivos, que ATRAIGA a ese cliente ideal específicamente (y si. Eso supondrá que “repela” al resto”)

¿Para qué? Para acercarme al cliente que quiero tener y evitar que llegaran propuestas o peticiones de clientes que se alejan de mi concepto de cliente ideal.

 

Llegados a este punto, te lanzo una pregunta: ¿Tienes claro cual es tu cliente ideal?

La verdad es que no es nada fácil definirlo, y muy probáblemente tu cliente ideal cambie a medida que evolucione tu negocio.

Pero para ayudarte, me viene a la cabeza Nuestro Booklet “La Fórmula 5C del Éxito en las Ventas” que puedes descargar aquí.

En él hablamos con detenimiento sobre este tema y te damos varios consejos para llegar a ese punto en el que estés seguro de estar trabajando con tu cliente ideal.

Además, te ayudamos a contestar todas esas preguntas para saber dónde puedes encontrar a tu cliente adecuado o por qué tu eres la persona adecuada para ese cliente.

Como adelanto, dejaré una de las definiciones que encontrarás en este Ebook: Tu cliente ideal es aquel que está dispuesto a pagar para que TU satisfagas sus deseos y necesidades o para que TU elimines sus problemas o hagas realidad sus sueños.

Tweet: Tu cliente ideal es aquel que está dispuesto a pagar para que TU satisfagas sus deseos y necesidades o para que TU elimines sus problemas o hagas realidad sus sueños. Tweet: Tu cliente ideal es aquel que está dispuesto a pagar para que TU satisfagas sus deseos y necesidades o para que TU elimines sus problemas o hagas realidad sus sueños.

 

Con esa definición, queda bastante claro que no todo el mundo es tu cliente ideal porque ni todo el mundo está dispuesto a pagar tu precio ni tu puedes satisfacer las necesidades de todo ser humano. Y eso, créeme, es BUENO.

Incluso puede pasar que tu cliente ideal tampoco sea aquel que está dispuesto a pagar tus precios o tarifas porque puede que tu no seas la solución a su problema.

Así que…¡Frena!, ¡Piensa!, ¡Aclara! Y ¡Define!

Y cuando ya lo hayas hecho…¡Busca!, o mejor dicho.. ¡ATRAE!

 

Tienes infinitas posibilidades para encontrar a tu cliente adecuado, siempre y cuando estés en el sitio adecuado y estés empleando el mensaje correcto para atraerlo

Si ese mensaje es el adecuado, llegará a las personas que tienen que llegar, a tu target potencial y evitarás llegar a aquellos prospectos que realmente no te interesan.

Entonces, si lo que te interesa es el cliente que está dispuesto a pagar para que TU soluciones sus problemas o cubras sus necesidades, ¿por qué te diriges al que no está dispuesto a pagar o lo hace de una manera totalmente desproporcionada?

Si aplicas el enfoque correcto y consigues solventar todas estas cuestiones, te aseguro que notarás un cambio radical en tu negocio o empresa.

A mi me pasó y, hoy día, me siento totalmente satisfecha con lo que hago por y para mi y con lo que hago por y para mi cliente.

Aprendí a decir “NO” ante propuestas o peticiones que no iban conmigo o con mi idea de negocio, aprendí a RESPETAR MI TRABAJO y lo que yo sabía que podía ofrecer, dejé de intimidarme a la hora de hablar de mis tarifas y aposté por subir mis precios, empecé a ser valiente y a presentarme ante un cliente con mayor poder adquisitivo, y de ese modo comencé a sentirme bien con mi negocio

En definitiva, conseguir enfocarme y cambié mi estrategia y mi mensaje. Y, por fin, le hablé a mi cliente ideal y le conté lo que podía hacer por él.

Y, ¿Sabes qué?, ¡Estoy convencida de que tu también puedes conseguirlo!

 

Os dejo por hoy…con algunas de mis citas favoritas, como es ya de constumbre…

¡Hasta la próxima!

Irene

 

“Sólo hace falta una persona para cambiar tu vida: tú”.- Ruth Casey
“Ganar sin riesgo es triunfar sin gloria”.- Pierre Corneille
“Cuando encuentres una idea sobre la que no puedas dejar de pensar, esa es probablemente una buena idea que perseguir”.- Josh James
“Si quieres llegar a algún lugar tienes que saber a dónde quieres ir y cómo llegar ahí. Entonces nunca, nunca, nunca rendirse”.- Norman Vincent Peale
“Los pensamientos que elegimos tener son las herramientas que usamos para pintar el lienzo de nuestras vidas”.- Louise Hay

 

 

Comparte este artículo con tus contactos de las redes sociales
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Leave A Response

* Denotes Required Field