3 Errores Catastróficos que Frenaron mis Ventas Online

los 3 errores catastroficos que frenan tus ventas Online
Comparte este artículo con tus contactos de las redes sociales
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Cuando comencé a vender mis productos, programas, servicios y cursos online, hubo 3 errores que realmente me “frenaron” para conseguir mis objetivos.

 

La verdad es que más que errores, eran creencias, que había oído de aquí y de allá, y que, no se por qué , se me habían quedado taladradas en mi cerebro como verdades absolutas.

3 creencias que en cuanto dejé de lado, comenzó mi escalada en ventas, clientes y facturación a través de internet.

 

Creo que estos errores están muy “extendidos”, son como falsos mitos o creencias que la mayoría de emprendedores con los que he hablado tienden a creer, sobre todo en sus comienzos.

Así que en este artículo quiero mostrarte cuales son, para que si los estás cometiendo, los dejes de lado, y si aún no los cometes, que no caigas en el error.

 

Vamos allá:

3 Errores Catastróficos que Frenaron mis Ventas Online

 

Creencia- Error 1 – Necesito miles de seguidores para poder comenzar a vender Online

 

Recibo a diario correos y mensajes de personas que me dicen que no tienen muchos seguidores en Facebook, o que su base de datos de potenciales clientes no es muy grande, y que entonces, por esa razón, no pueden vender sus servicios, programas o cursos.

Incluso te voy a contar una historia que me pasó hace no mucho tiempo:

Como sabes, y si no sabes te lo digo para ponerte en situación, en la actualidad una de las estrategias en las que estoy especializada es la publicidad de pago online, y más específicamente a través de Facebook Ads.

Hago mentorías y consultorías con clientes sobre ello, y hace poco saqué uno de mis cursos de más éxito: Facebook Ads de Alto Impacto, dónde enseño mi estrategia para hacer anuncios efectivos en esta plataforma.

Pues bien, hace muy poco tiempo, una persona me envió un email, en un intento de “reprocharme” que cómo era posible que vendiera cursos, programas y consultorías sobre Facebook Ads, si mi pagina de Fans principal de Facebook, en estos momentos,  no llega a los 3000 fans

Instantáneamente, pensé en mis comienzos, y en este error número 1 que te estoy comentando hoy.

Incluso, publiqué en mi página de Fans esta anécdota, en un post, que puedes ver en mi página de fans de Faceboo

Y esque la realidad de las Ventas Online es bien distinta a tener miles de seguidores, o miles de personas en tu base de datos.

 

Tener miles de seguidores o personas en tu base de datos no garantiza que vayas a vender más online.

 

Para mi, y bajo mi experiencia, está todo mucho más dirigido a tener personas que realmente estén interesadas en lo que tú ofreces.

 

Si te diriges a las personas adecuadas y conectas bien con ellos y sus necesidades, tus conversiones serán altas, por lo que con pocos seguidores podrás tener ventas Online. 

 

Osea que no es la cantidad de tus seguidores o suscriptores lo que importa, sino la cualificación de los mismos.

O mejor dicho, la percepción que ellos tengan sobre tu cualificación hacia resolver específicamente sus necesidades.

 

Mi foco nunca estará en tener muchos seguidores, muchos suscriptores, muchas personas en mi base de datos a toda costa.

Mi foco está en AYUDAR a las personas basándome en las necesidades que puedan tener. Y según ello ofrecer SOLUCIONES a sus problemas.

Soluciones que yo esté convencida de que puedo dar, y que puedo dar de la forma más rápida y efectiva posible.

 

Mi foco está en hacerles ver que yo soy la mejor solucionadora de su problema específico.

 

Creencia- Error 2 – Para poder vender más Online debo intentar vender algo a todo el mundo

 

Esto es otro de los errores en los que caí de lleno cuando comenzaba.

Mi pensamiento era: Si me dirijo a todo el mundo y su perro, digo yo, por lógica, que mis posibilidades de que alguien confíe en mi para resolver su problema aumentan.

La verdad es que en estos momentos sonaba lo más lógico del mundo
Pero la realidad es bien bien distinta.

Cuando intentaba dirigirme a todo el mundo, Nadie sentía realmente que yo, mi servicio o empresa era la solución más viable a su problema, pues no se sentían realmente identificados conmigo.

No sentían que les hablaba a ellos y a sus necesidades específicas.
Me veían como una más de los muchos que hay.
Por ponerte un ejemplo, por si no entiendes bien por qué pasa esto, hay uno muy claro y visual que me encanta poner, haciendo un símil con el mundo sanitario:  (no lo puedo evitar, me sale la vena de enfermera  jejeje):

 

Imagina que tienes un dolor horrible en la rodilla.

Sientes pinchazos cada vez que subes las escaleras, y si te agachas… ufff, ¡Ya ni te cuento!

Tu mayor preocupación y problema es quitarte ese dolor, pues te está afectando a tu vida cotidiana.

 

¿A quién preferirías ir para que te ayudara, a un médico general que te comenta que puede curar todas los huesos y articulaciones del cuerpo, pues sabe un poco de todo, o a uno que te diga que es especialista en rodillas, que se dedica exclusivamente a esto, con lo que en un vistazo sabe que te está pasando, que sabe que cuando subes las escaleras te duele la rodilla por x e y razón y que simplemente necesita hablar contigo, y hacerte una radiografía y será capaz de solucionar tu problema?

 

Creo que la respuesta, si tienes un dolor profundo.. está clara.

 

Pues pasa exactamente lo mismo para nosotros, los pequeños empresarios, coach, consultores, Bloggers, Formadores, Networkers y Expertos de servicios.

 

Es mucho más rentable ser el médico “especialista” que el médico “general”.

 

Tus potenciales clientes quieren a alguien especializado en solucionar su problema, lo más rápido posible.

 

Quieren al especialista, igual que querrías tú, pues por el hecho de ser especialista tendrás más confianza. Más seguridad y mayor autoridad.

Cualidades imprescindibles para que se produzca una compra.

 

Creencia – Error 3 : Es imposible que pueda vender si “fulanito” vende lo mismo que yo y lleva 100 años vendiendo

 

Esta creencia, para mi, tiene una base, que creo que es la que realmente me hacía ir hacia esté pensamiento.

Solía pensar, cuando comenzaba….

¡Será mucho mejor vender algo que nadie esté vendiendo!

Si no tengo competencia… ¡el mercado es mío!

¡Me forro!
Ayyyyy que confundida estaba.

La realidad es que cuando, hoy en día, un producto o servicio no existe en el mercado (a no ser que seas Edison, y vayas a inventar la nueva bombilla), lo más probable es que no lo encuentres porque no haya funcionado, porque la gente no lo quiere comprar.

Osea lo más seguro es que alguien más ya lo haya intentado, lo haya probado y no le haya resultado. Y por eso no lo encuentras en el mercado.

 

En este caso.. la competencia, siempre siempre es buena.

Un mercado muy competido, quiere decir que es un mercado “rentable”.

 

Partiendo de esa base, y cuando  ya entendí esto, me vino la siguiente pregunta que me hacía siempre:

 

Ok, este mercado tiene mucha competencia. Pero esque fulanito lleva 10 años vendiendo lo mismo que yo podría vender, es súper conocido, tiene miles de seguidores y un montón de clientes.

¿Cómo voy yo a competir con él?

 

¿Te haces la misma pregunta?

 

Pues atento a esta afirmación:

 

No importa cuanto tiempo lleve tu competencia en el mercado. Si sigues una buena estrategia puedes incluso vender más que ellos.

 

Aunque vendamos lo mismo que otros, no somos iguales.

No tenemos las mismas historias ni la misma forma de llegar a nuestros clientes potenciales.

No tenemos la misma forma de hablar ni de expresarnos, ni tampoco de expresar qué soluciona nuestro servicio, curso o programa.

Y eso hará que lleguemos a diferentes tipos de personas. Incluso aunque sus necesidades sean, a priori, las mismas.

 

Hoy en día, cómo te he comentado en varias ocasiones,  las personas compran por algo más que un servicio.

Su decisión de comprarte a ti o a otro que venda lo mismo, no tiene mucho que ver con el servicio, programa o curso en sí.

Tiene que ver con la confianza que tengan en quien lo venda.

La confianza, afinidad y seguridad que tú o tu servicio le den.

 

Hay una fórmula de las ventas que siempre digo, a la que he llegado a lo largo de los años de experiencia, prueba y error:

 

Conóceme + Créeme = Cómprame.

Sin alguno de los componentes de esta fórmula, la venta, hoy en día no se produce.

Como ves, todo esto está muy relacionado con el error – creencia número 2 que te he comentado

Y esque al final, todas las “bases” de las ventas están relacionadas entre sí.

 

Un abrazo!

 

Comparte este artículo con tus contactos de las redes sociales
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

1 Comment

  • Marlon

    Reply Reply septiembre 10, 2016

    Gracias por tus consejos, son loserrores que justo estaba por cometer

    Ahora tengo más luces estoy en proceso de diseño y estructura de mi producto aún aprendiendo cada día gracias por tus aportes

Leave A Response

* Denotes Required Field